Juegos de la ruleta del casino biblica

El mero enunciado de sus captulos es una prueba de que su lectura servir ciertamente a satisfacer la curiosidad del aficionado y acrecentar el disfrute de la msica. Por todo ello deseo.
Pero, y los dems? Y la inmensa mayora que vive sin poder devolver esa gloriosa mercanca que se va depositando en las neuronas, en el alma, en el laberinto de los odos.
Cmo emanciparnos entonces de esta sensacin de permanente endeudamiento a la que, sin embargo, muchos vivimos consagrados? En mi caso creo haberlo logrado. Ellos, los creadores y los intrpretes, han merecido este.
Es el caso de este nuevo libro de Alberto Zurrn. Tanto la obra de un compositor como su interpretacin estn ntimamente ligadas a la personalidad de cada uno y a sus circunstancias.


848